Cuentos Infantiles

Loading...

viernes, 13 de enero de 2012

ACT. Escritura

Esta semana en Literatura Infantil y su didáctica hemos visto dos actividades interesantes para la creación de cuentos, son aplicables a Ed. Primaria y adaptándolas se podrían realizar de forma oral en los últimos cursos de Ed. Infantil y por supuesto es una técnica para los profes con la que podrán abrir su imaginación y crear historias disparatadas y originales.


1. Se divide la clase en dos grupos: una mitad escribe sustantivos y la otra mitad escribe verbos, se recogen, se barajan y se van dictando según el orden en el que vayan saliendo. Los alumnos tienen que apuntarlas y a continuación escribir una historia en la que aparezcan estas palabras de forma ordenada.


2. Se lanza una idea a la clase y a partir de ahí tienen que escribir una breve historia en unos 10-15 min. que desarrolle esta idea.
--------------------------------------------------------------------------------

Adjunto los ejemplos que realizamos en clase:

1. sonrisa, valiente, bailar, delfín, gracioso, saltar, barco, arrugado, llamar, magia, divertido, hablar, perro, divertido, soñar, columpio, bonito, soñar, estupendo, coche, estupendo, estar, albornoz, grande, llorar, tienda, bueno, olvidar, oreja, divertido, interactuar, hipnosis, divertido, querer, perro, brillante, bailar, hélice, valiente, saltar, clarinete, gracioso, llamar, mar, arrugado, hablar, zapatilla, divertido, soñar, pastel, divertido, estar.

-Lo que más me gusta al despertar es ver la sonrisa de mamá, es una mujer muy valiente, pero valiente de verdad, trabaja bailando con los delfines en el zoo. Mi delfín favorito se llama Gracioso, es el que más alto salta, hasta podría saltar un barco, lo mejor es que aunque esté todo el día en el agua no se arruga nunca.
El delfín llamado Magia también es muy divertido porque habla como un perro, da un poco de miedo, pero al fin y al cabo sigue siendo divertido.
Cuando voy a ver a mamá al zoo me encanta soñar que un columpio mágico y muy bonito me lleva volando por la piscina de los delfines y puedo jugar con ellos sin tener que meterme en el agua. ¡¿A quién no le gusta soñar si es algo estupendo?!
Cuando mamá llega en coche de trabajar es estupendo estar con su albornoz que me queda grande acurrucada en el sofá. Ella entra en casa, me ve y le da tanta ternura que hasta parece que se va a poner a llorar de la felicidad.
Luego siempre suelo acompañarla a la tienda del bueno de Saúl, que siempre cuenta que se le ha olvidado poner en la vitrina el solomillo, la oreja de cerdo y las chuletitas, es muy divertido ver como hace que interactua y discute con él mismo.
Al llegar a casa suele haber llegado papá, él trabaja haciendo hipnosis a animales y es muy divertido cuando nos cuenta que en una sesión quiso hacer que Woopy, un perro callejero de pelaje brillante, bailase y bailase, incluso giraba tanto que parecía una hélice, y así dejó de estar triste. Otra de sus historias es la de aquella vez que fue al zoo a hacer hipnosis con los delfines de mamá. empezó por Gracioso que era el más valiente, le hizo saltar por encima de una mesa llena de clarinetes para que perdiera el miedo a la música, me lo imagino muy gracioso, porque al despertar de la hipnosis comenzó a llamar con gorgoritos musicales a la delfina Mar para conquistarla. Hablando de Mar, es la única delfina que sí se arruga al estar mucho tiempo en el agua.
Después de hablar con papá sobre estas historias me pongo las zapatillas, un reloj de horno con forma de gatito muy divertido comienza a sonar, y yo comienzo a soñar con el pastel tan delicioso que debe estar ya listo para comer.
Me encanta mi familia y que les gusten tanto los animales, no son profesiones muy conocidas pero sí fascinantes, a lo mejor por eso me quiero dedicar a la educación de lengua de signos a simios bebés, creo que sería divertido estar trabajando con ellos, así que os recomiendo que ... ¡Luchéis por vuestros sueños por raros que sean!


2. Idea: Estáis comiendo con la familia y derepente el abuelo se convierte en gato.


-¿Creéis en la magia? Yo nunca haía creído en hechizos ni polvos mágicos hasta las Navidades pasadas.
Me llamo Susi y me encontraba con mis padres, mis dos hermanas mayores, mi hermano pequeño y mi abuelo Paco. Estabamos cenando en la mesa grande del salón una rica sopa de primer plato, de segundo mi padre sirvió una merluza bien grande que había comprado en el mercado de Toñi esa misma mañana.
-¡Merluza, qué bien! ¡Mi plato preferido!- Exclamó mi abuelo. Nada más acabar de cenar mi abuelo repetía y repetía que era la comida más rica que nunca había probado. Después de cenar nos juntamos mis padres, mi abuelo y yo para jugar al parchís, mi abuelo sacó un 6 y movió la ficha cuando empezó a estornudar.
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- pero no fue solo una vez...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ni tampoco fueron dos...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ni tres...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ni cuatro...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ni tampoco cinco...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ¡sino hasta seis veces! cuando como por arte de magia ¡¡PUUMM!! Se convirtió en un pequeño y lindo gatito.
Mis padres gritaron y salieron corriendo a buscar a algún médico, aunque ninguno les creyó.
Yo me limitaba a observar al gatito en que mi abuelo se había convertido.
- ¿Abuelo? - le pregunté.
-Miauu... ¿Qué pasa? Miauu... ¿Por qué me miras así?- respondió.
-¡Abuelo, porque te has convertido en un gatito!- le dije sorprendida- Yo creo que es por la merluza que has tomado, te ha gustado taaanto como a los gatos les gusta el pescado, debe ser que alguien echó algo a la merluza..un hechizo, polvos mágicos, no lo sé, pero sea lo que sea lo descubriré.

A la mañana siguiente me dirigí a la pescadería de Toñi, noté que ella tenía algo que ver porque nada más verme se escondió detrás del mostrador. - Toñi sal, que solo quiero hablar contigo... Venga sal de una vez.- Después de mucho insistir al final salió y pude hablar con ella.
-Toñi, mi abuelito se ha convertido en gato por la merluza que nos vendiste, estoy segura de que tú sabes algo.
-Sí Susi, porque él antes siempre me venía a visitar, me decía piropos y me hacía reír, pero hace unas semanas que dejó de venir a verme, así que pensé que si le convertía en gato se acordaría de los pescaditos tan ricos que vendo y vendría a visitarme.
-¡Pero Toñi! Si él te aprecia mucho pero estas semanas mi papá estuvo de viaje y se quedó cuidando de nosotros en casa.
-Está bien susi veré como arreglar esto.- Y comenzó a seleccionar con mucho cuidado diferentes pescaditos y moluscos, los metió en una trituradora y salió un polvo brillante de un color azul precioso.- Aquí tienes, dile que se lo tome y volverá a ser como antes.
Al llegar a casa me encontré a mi gato, digo a mi abuelo jugando con mi hermano pequeño. Le pedí que se tomara aquellos polvos mágicos y empezó a estornudar.
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- pero no fue solo una vez...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ni tampoco fueron dos...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ni tres...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ni cuatro...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ni tampoco cinco...
-ACHHHHÍÍÍÍÍÍÍSSSSS- ¡sino hasta seis veces! cuando como por arte de magia ¡¡PUUMM!! Volvió a convertirse en mi abuelo y prometió ir a visitar a Toñi todas la semanas.
Aunque desde entonces cada vez que tomamos merluza nos reimos mucho recordando esta historia.


- f i n -

No hay comentarios:

Publicar un comentario